Si cumples a rajatabla tu rutina facial diaria, seguro que eres toda una experta en cosméticos. ¿Pero los utilizas en el orden correcto?

El orden ideal es el siguiente:

#1. Limpiador facial

La limpieza facial es, quizá, el paso más importante dentro del cuidado de la piel. ¿Por qué? Porque con ella no sólo eliminamos cualquier rastro de suciedad e impurezas de nuestra piel, sino que garantizamos que el resto de productos que utilicemos posteriormente penetren adecuadamente en la piel y, por tanto, que funcionen como deben.

Recuerda: la limpieza de cutis es fundamental mañana y noche, tanto si te maquillas como si no. Al salir a la calle con el rostro lavado también acumulamos impurezas ambientales que debemos eliminar en cualquier caso antes de aplicar cualquier otro cosmético.

#2. Tónico facial

Un producto quizá no demasiado extendido, pero cuya función puede servirle de mucho a tu piel. El tónico facial o loción, además de contribuir con la hidratación de la piel, perfecciona el desmaquillado de la misma. Si cuentas con uno, lo debes utilizar en segundo lugar.

#3. Contorno de ojos

Conviene que, antes de cualquier otra crema para el rostro, apliques el contorno de ojos. Recuerda que esta zona es muy delicada y requiere un cuidado muy específico con un cosmético adecuado. Aplica el contorno de ojos con suaves toquecitos con la yema de los dedos, evitando apretar. Con poco producto es más que suficiente, pues suelen ser texturas ligeras y suaves que se extienden con facilidad y penetran rápido en esta piel tan fina.

#4. Sérum

Si utilizas un sérum o suero de manera habitual, sabrás que sus propiedades varían en función de tus necesidades. Existen muchos tipos de sérum (hidratantes, anti-envejecimiento, calmantes, regenerantes, preventivos…), pero todos tienen un par de cosas en común: su textura es muy ligera y de rápida absorción, y su alta concentración de activos favorece su funcionalidad y la de los cosméticos que apliques a posteriori en la piel.

#5. Crema hidratante

Ha llegado el momento del producto estrella de toda rutina de belleza. La hidratación de la piel, sea del tipo que sea la tuya, es de vital importancia. Si utilizas un sérum, el correcto orden de aplicación de tu crema hidratante es después de este, una vez se haya absorbido el producto.

#6. Protector solar

En caso de que tu crema hidratante no contenga factor de protección solar, es muy importante que protejas tu piel como último paso de tu rutina de belleza. Recuerda que el sol sale cada día, y aunque no sea verano has de prevenir los efectos nocivos del sol en la piel. 


¿Eres esteticista? Dale a PLEI y descubre el contenido de La Cápsula del Tiempo BDR