Si eres amante del make-up, seguro que en tu neceser no falta una buena base de maquillaje. ¿Pero es la adecuada? ¿Te la aplicas correctamente? Te hablamos de algunos errores comunes que solemos cometer con nuestra base de maquillaje.

Si te gusta lucir una piel perfecta con tu maquillaje de día o de noche, ten en cuenta lo que NO debes hacer con tu base de maquillaje para conseguir un acabado perfecto que potencie tu belleza natural:

Error nº 1: probarte la base de maquillaje en la mano

Admitámoslo: todos lo hemos hecho, quizá porque es lo más cómodo, pero no es lo correcto. Entras en tu habitual tienda de maquillaje, escoges la base de maquillaje que, crees, se adapta a tu tono de piel. Aplicas un poquito de producto en tu mano y lo extiendes: perfecto, parece que se mimetiza con mi tono. ¡Esto es un error garrafal, no lo vuelvas a hacer!

Si puede ser, prueba tu base de maquillaje en el rostro. Si ya vas maquillada, hazlo en tu cuello. Sólo de esta manera podrás comprobar que el tono del maquillaje que has escogido es el adecuado. ¿Y por qué esto es tan importante? Porque el tono de tu mano no suele coincidir con el de la piel de tu cutis, y utilizar una base de un tono que no se adapte a tu cara provocará el temido «efecto máscara»: color de rostro y cuello no coincidirán, el producto no se difuminará como debe, y se notará una franja de color claramente diferenciada.

No probar la base de maquillaje en la mano

Error nº 2: escoger una textura incorrecta

¿Verdad que, si tu piel es grasa, utilizas una crema hidratante específica para ella? ¿Y si es seca? Pues lo mismo debes pensar al escoger tu base de maquillaje. La fórmula perfecta de tu base debe adecuarse a tu tipo de piel. 

Si, por ejemplo, tu cutis es graso, no escojas bajo ningún concepto una base de maquillaje con fondo oleoso. Es importante que, en lo que respecta a los cuidados de la piel, también tengas en cuenta el factor maquillaje para que tu tez no sufra de más y tu maquillaje se adapte a ti al 100%.

Error nº 3: aplicar la base directamente sobre la piel

Nunca olvides tu rutina diaria de hidratación antes de maquillarte. Esto hará que tu base de maquillaje no sólo dure más, sino que se adhiera a tu piel de manera uniforme, sin resecar o parchearse.

Error nº 4: no utilizar las herramientas adecuadas

Brochas de maquillaje, esponjitas… Utiliza la herramienta que más te guste, ¡pero olvídate de aplicar tu base de maquillaje con las manos! No sólo puedes potenciar la aparición de infecciones en tu piel si haces esto, sino que tu look no quedará uniforme.

Un último consejo: difumina tu base hasta el cuello para lograr un acabado perfecto y natural.

Base de maquillaje


¿Eres esteticista? Dale a PLEI y descubre todo el contenido que te espera