Si te maquillas a diario, seguro que ya tienes una técnica bien consolidada. Qué te sienta bien, qué productos son los más adecuados para ti, cómo te ves mejor… Y si ya luces increíble con unos pocos pasos, imagínate lucir aún mejor. Te contamos algunos trucos de maquillaje profesional que, si no has puesto en práctica todavía, puede que se conviertan en tus mejores aliados de belleza a partir de ahora.

Cada persona tiene sus must, sus trucos inalterables, pero hay ciertas técnicas que no todas ponemos en práctica y que, a pesar de ser muy sencillas, pueden marcar un antes y un después en nuestro look, sobre todo si lo que buscamos es un efecto natural, ‘buena cara’. Presta atención a estos consejos de maquillaje profesional que puedes recrear en casa de forma fácil y rápida con los cosméticos que ya tienes:

Truco de maquillaje profesional nº1: la crema hidratante

Si hay veces que tu maquillaje se cuartea o se descama enseguida, puede que la causa sea que no has hidratado tu piel correctamente. Un maquillador profesional siempre hará de este su primer paso, pues la piel ha de ser un lienzo liso y jugoso antes de aplicar cualquier producto de maquillaje. Esto no sólo mantendrá tu piel sana, pues es un paso que nunca debes eludir en tu rutina de belleza aunque no te maquilles; sino que propiciará que tu maquillaje dure más y se adhiera mejor a la piel, evitando descamaciones y otros inconvenientes.

Truco de maquillaje profesional nº2: efecto luminosidad

Si conoces tu tipo de piel, has de tener en cuenta que tu base de maquillaje debe adaptarse a él sí o sí. Por ejemplo, si la tuya es grasa, bajo ningún concepto debes utilizar una base oleosa que empeore esta condición.

Ahora bien, una vez tengas tu base bien localizada, ¿sabías que puedes darle a tu rostro un toque de luminosidad instantáneo mezclándola con un iluminador líquido? Este truco de maquillaje profesional es infalible si notas tu piel cetrina, apagada, y no tienes mucho tiempo para jugar con las luces y sombras de tu rostro mediante la técnica del contouring. Echa un poco de base de maquillaje en tu mano y añádele una gotita de iluminador. Mézclalo bien y aplícalo en tu rostro: este se verá luminoso y jugoso, sin brillos extra, sólo los justos.

Truco de maquillaje profesional nº3: el corrector multiusos

Si utilizas habitualmente corrector para disimular tus ojeras, ¡úsalo siempre en primer lugar, antes de la base de maquillaje! Muchas personas cometen el error de aplicarlo una vez han usado su base , pero no es conveniente esto se haga, pues no se difuminará correctamente y se notará mucho bajo tus ojos.

Ahora bien, una vez aplicada la base de maquillaje, algo que sí puedes hacer después con tu corrector habitual es darle ciertos toques de luz a determinadas zonas de tu rostro como la barbilla, la frente o la nariz. Debería ser de un tono un poco más claro que tu piel, pues el efecto que se consigue es el de iluminación natural.

Trucos de maquillaje profesional

Truco de maquillaje profesional nº4: un toquecito de color

Con los tradicionales coloretes o blushes has de tener cuidado: si marcas tus pómulos con polvos bronceadores, el toquecito de colorete debería ir justo encima, ¡nada de aplicarlo por toda la mejilla! Si haces esto, sólo conseguirás que tu rostro se enrojezca en lugares nada favorecedores.

¿Tienes prisa? Si has utilizado un labial suave, aplica un poco en tus dedos y, a toquecitos, distribúyelo por la mencionada zona sobre el pómulo. El efecto que conseguirás será el de ‘rostro sano’, un ligero rubor que favorece muchísimo sin que a penas se aprecie.

Trucos de maquillaje profesional

Truco de maquillaje profesional nº5: mirada embellecida

Si te gusta el efecto maquillaje natural, este paso es el tuyo. Olvídate del clásico lápiz de ojos blanco en la línea de agua para agrandar la mirada. Esta técnica puede resultar demasiado artificial, sobre todo si no tenemos claro qué producto utilizar. Te recomendamos utilizar un lápiz de ojos en tono vainilla en la línea de agua, que aclarará tu mirada y le dará luminosidad. Además, este tono favorece mucho cuando nos levantamos con la mirada cansada, rojiza. Un tono vainilla la suavizará y despertará. 

Además, un elemento que no puede faltar es la máscara de pestañas. Si la usas habitualmente seguro que aprecias un claro ‘antes y después’ en tu mirada. A veces algo tan sencillo es lo único que hace falta para cambiar totalmente la profundidad de tus ojos.


¿Eres esteticista? Dale a PLEI y descubre todo el contenido de La Cápsula del Tiempo