El verano cada vez está más cerca y conforme van subiendo las temperaturas queremos lucir nuestra piel morena, pero ¿sabes cómo conseguirlo? ¡Continúa leyendo! 

En primer lugar, debemos decir que las radiaciones solares dañan nuestra piel, por lo que es muy importante que esta esté protegida para conseguir así un bronceado saludable y que no nos perjudique. Para ello debemos tener en cuenta lo siguiente: 

  1. Es imprescindible utilizar una crema solar de calidad, con factor de protección alto y renovar su aplicación cada dos horas aproximadamente o cada vez que nos demos un baño en el caso de estar en la playa o en la piscina. Esto ayudará a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de las temidas arrugas y manchas que, principalmente, podemos notar en nuestro rostro.
  2. Debemos tener en cuenta que hay que tomar el sol con moderación y dejar que nuestra piel vaya bronceándose progresivamente ya que una exposición muy prolongada al sol puede dañarla.
  3. Nuestra alimentación juega un papel muy importante para la salud de nuestra piel, especialmente en esta época. Por ello, debemos incluir en nuestra dieta alimentos ricos en antioxidantes que nos ayuden a conseguir un bronceado sano y radiante. 
  4. Cuidar nuestra piel facial y corporal tras la exposición solar hará que esta se regenere y luzca mucho más hidratada y sana. Por ello, tras tomar el sol es imprescindible aplicar en nuestra piel productos específicos para que esta esté fresca y calmada. 
  5. ¡Consejo extra! Especialmente cuando comenzamos a broncearnos es posible que no lo hagamos de manera uniforme, si quieres evitar esto te recomendamos que apliques un pigmento bronceador a tu hidratante para conseguir rápidamente el tono deseado. Desde BDR te recomendamos nuestro pigmento TUNER disponible en varios tonos y modulable a tu gusto.