La piel mixta, como su nombre indica, es aquella que tiene ciertas zonas grasas y otras más secas. La zona grasa en una piel mixta es la zona T (frente, nariz y barbilla) y en las mejillas suele ser entre seca y normal.

Es importante que, si tienes la piel mixta, tengas en cuenta las peculiaridades de cada zona de tu piel a la hora de cuidarla.

Cómo es la piel mixta:

Se llama así porque combina dos tipos de piel en un mismo rostro:

  • Normal-seca
  • Grasa o con impurezas

La piel de la zona T suele ser la más grasienta. Normalmente presenta brillos y, en ocasiones, impurezas. Sin embargo, la zona de las mejillas puede llegar incluso a ser seca.

Lo importante si tienes una piel mixta es lograr equilibrar las reservas naturales de agua de tu piel. Y por esto es fundamental utilizar productos específicos. Si no los utilizas, notarás que tu frente, nariz y barbilla se engrasan a menudo, pero, si no hidratas tu piel a diario para evitar brillos, se producirá una sensación de tirantez en las mejillas y se te resecará la piel.

Limpieza

Es importante mantener limpias las zonas más grasas de tu rostro para evitar que la grasa genere granitos o espinillas. Sin embargo, limpiar tu piel en exceso puede resecar la zona de las mejillas, que no debería perder sus reservas hídricas para no resecarse.

Para cuidar tu piel no debes limpiarla más de dos veces al día: una por la mañana y otra por la noche con un gel específico para piel mixta.

Cuidado

El reto está en evitar que la producción de sebo de las zonas más grasas aumente al mismo tiempo que se mantiene la hidratación de las zonas secas. Para ello es importante utilizar una crema ligera que aporte hidratación profunda. Puedes utilizarla en todo el rostro, pero con moderación en la zona T.

¿Quieres saber más? Dale a PLEI