El proceso de regeneración de la piel es uno de los procesos más increíbles que tienen lugar en nuestro cuerpo.

La piel es uno de los sistemas celulares más complejos y perfectos del cuerpo humano. Aunque no lo parezca, nuestra piel se está regenerando constantemente.

Hoy te contamos en qué consiste el proceso de regeneración de la piel:

La piel es un órgano que está compuesto por diversas capas. La capa más externa es la epidermis y está compuesta por queratinocitos. Estas células están formadas por queratina, una sustancia dura que también forma el pelo y las uñas-. La regeneración de la piel consiste en que estos queratinocitos se van formando en la dermis –que es la siguiente capa más profunda después de la epidermis-. Poco a poco se van abriendo camino y van saliendo a la superficie. Después, se van degradando y formando el estrato córneo –capa más superficial formada de células muertas-. Finalmente, las células muertas (o queratinocitos degradados) se van desprendiendo de nuestra piel por el proceso natural, y van dejando paso a las nuevas células que se van depositando en la epidermis para después degradarse y desprenderse del estrato córneo de nuevo.

Este proceso de regeneración de la piel dura aproximadamente un mes. Esto significa que cada mes tenemos una piel completamente nueva y renovada.

Algunas curiosidades:

Se estima que la piel constituye el 16% del peso del cuerpo, lo que implica que está formada por una media de 1,6 billones de células.

Los científicos han estimado que se desprenden de la piel unas 30.000 células cada hora. Con lo cual, al final del día, nos desprendemos de casi 1 millón de células cutáneas.

¿Quieres saber más? Dale a PLEI