¿Cuántas veces lavas tu melena a la semana? ¿Utilizas los mejores productos para cuidar tu pelo? En este post te contamos algunos de los errores más frecuentes en la higiene y cuidado del cabello:

Lavar el pelo a diario

Es un error garrafal que actúa en detrimento de su brillo y buen aspecto. Además, estimula la producción sebácea del cuero cabelludo, por lo que tu pelo se engrasará con más facilidad, sin contar con que supone la aplicación de productos químicos muy frecuentemente, que lo resecan y debilitan al eliminar los compuestos naturales que lo protegen.

Agua muy caliente

Las duchas con agua muy caliente hacen un flaco favor a la calidad de nuestro pelo porque provocan que se abra la cutícula (como lo hace con los poros en la piel), dejando que entre la suciedad y otros agentes que lo debilitan. Si esto te supone mucho esfuerzo, puedes dar a tu pelo sólo el último aclarado con agua fría y así conseguirás sellarlo.

¿Acondicionador?

Saltarse la aplicación del acondicionador es algo que no deberíamos hacer nunca, ya que consigue que el pelo quede brillante y sedoso al tacto. Muchas veces se desaconseja su uso por si produce caspa, pero la sequedad del cuero cabelludo que conduce a la formación de la caspa viene dada por un aclarado deficiente o por no utilizar suficiente agua durante el lavado, no por aplicar el acondicionador.

Cambia de champú

Parece que va en contra de la lógica, pero cambiar de champú de vez en cuando es muy saludable para nuestro cabello. El pelo es un órgano vivo que, al contrario de lo que muchas pensábamos, se ve perjudicado si usamos siempre el mismo producto porque se acostumbra a él y los efectos que produzca serán cada vez menos visibles. Los expertos recomiendan usar otro champú al menos una vez cada tres semanas para que elimine los residuos que puedan quedar del anterior.

 

Verás cómo, evitando estos errores, tu pelo está cada día más sano, pero no olvides utilizar mascarillas que lo fortifiquen, sanear las puntas de vez en cuando y protegerlo contra los rayos del sol.